top of page
  • elenatorresseptien

Mis inicios en la escritura

Actualizado: 18 ene 2022

Todavía recuerdo mi ópera prima. Tendría siete u ocho años cuando escribí Tiburón Toro. La hice a mano en un cuaderno Scribe a rayas de forma italiana. La trama era similar a la película de Tiburón, pero yo la adorné con fotografías de un libro que recorté en mi casa y estaba muy orgullosa de ella.


Mientras cursaba la preparatoria empecé a redactar cuentos. Los personajes eran mi familia, mis mascotas y los chanques.

Mis padres se reían y enojaban por cómo los retrataba, y yo creía que era una actividad secreta, pero después supe que mi mamá enseñaba mis historias.



“Me avergonzaba que la gente supiera que me gustaba escribir.”

Antes de empezar la licenciatura en Xalapa estudié el propedéutico en mi ciudad. Tenía un grupo de amigos que íbamos en diferentes carreras pero teníamos en común el gusto por la aventura. Eramos bastante parecidos a los galácticos y siempre estábamos organizando alguna excursión: Acampábamos en el rancho de uno de ellos, hacíamos lunadas en la playa, explorábamos la selva (que en ese entonces rodeaba el campus) y algunas veces nos saltamos la barda del panteón para recorrer las tumbas por la noche.

Fue una época muy divertida y después de cada excursión yo hacía un cuento que les leía, superando poco a poco el miedo a mostrar lo que escribía.


Pausa


Curiosamente, la época en la que menos escribí fue mientras estudié mi carrera.


Tenía muchas actividades, lecturas y trabajos. Como entre las asignaturas no había ninguna una materia de creación literaria, la carga de trabajo y el ritmo de vida que llevaba en ese entonces no ayudó.




Fue mucho después de que me casé y tuve a mis dos primero hijos que retomé el hábito de escribir.


Me inscribí en el taller de creación literaria Bernal Díaz del Castillo, donde me obligaban a escribir con frecuencia y donde aprendí a pulir mis textos.


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page